BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Home » Anti-Imperialist Front » Mustafa Koçak es ahora un símbolo de justicia y honor

Mustafa Koçak es ahora un símbolo de justicia y honor

¡Mustafa Koçak es inmortal!

¡Viva nuestra Resistencia de Huelga de Hambre!

24 de abril de 2020

Helin se derritió ante nuestros ojos, célula por célula del cuerpo para poder cantar sus canciones libremente y se hizo inmortal. Se convirtió en una canción.

Mustafá resistió por la JUSTICIA, por el HONOR, durante 297 días de hambre, exigiendo SER SATISFECHO CON LA JUSTICIA… fue inmortalizado con honor en la madrugada del 24 de abril, convirtiéndose en un símbolo de la búsqueda de la justicia.

Nuestro pueblo tiene hambre de justicia! Nuestro pueblo está en las garras de la desesperanza y la desesperación, en la injusticia impuesta por el imperialismo y su colaborador, el gobierno fascista del AKP…

Mustafá y Helin muestran a nuestro pueblo que no estamos desesperados y sin recursos. Demuestra que resistiendo, luchando contra los que nos imponen la injusticia, luchando, podemos destruir el orden injusto, y debemos destruirlo.

Mustafa Koçak era un hijo pobre del pueblo de 28 años. Vivió con honor, amor al pueblo y al país toda su vida. Buscaron imponerle la deshonra. Trataron de obligarlo a dar falso testimonio contra otros bajo tortura, incluso amenazando con violar a su hermana embarazada. A pesar de todas estas torturas y amenazas, mantuvo su dignidad y no se convirtió en un colaborador.

El fascismo del AKP en el juicio contra el fiscal Mehmet Selim Kiraz quería vengarse por el testimonio presentado al fascismo por los Combatientes de la Liberación Popular, ya que el fascismo había ignorado las demandas de justicia en el caso de Berkin Elvan, y fue Mustafá el objetivo del fascismo para vengarse. Combatientes de la Liberación Popular exigieron que “revelaran los asesinos de Berkin” y tomaron al fiscal como rehén. En lugar de revelar a los asesinos, el fascismo prefirió protegerlos e ignorar a su fiscal.

El gobierno fascista, incapaz de resolver la situación de los rehenes del fiscal de ninguna manera, eligió sacrificar a los hijos del pueblo para proteger su prestigio y tomar venganza. Primero intentó que Mustafá se convirtiera en informante y firmara declaraciones falsas. Después de no conseguir que aceptara esto a pesar de su tortura, esta vez tomaron una declaración de Berk Ercan, un colaborador, denunciando a Mustafá, y lo encarcelaron. Y basándose sólo en ese testimonio, le dieron a Mustafá una sentencia de cadena perpetua con agravantes más 42 años. Otro confesor informó al tribunal de que se le había hecho firmar declaraciones falsas bajo tortura, pero el tribunal no lo tuvo en cuenta.

La declaración del testigo que llevó a la sentencia de Mustafá consistió en la frase “Mustafá me dijo esto en el local de kebab”. No había ninguna otra prueba. En el curso del juicio, todas las peticiones de la defensa fueron denegadas, y todo lo que estaba a favor de Mustafá fue ignorado.

Mustafá no se doblegó ante la deshonra en la tortura ni ante esta injusticia. Comenzó su resistencia en el ayuno de la muerte diciendo QUIERO JUSTICIA.

Comenzó su ayuno de muerte sólo por el derecho a un juicio justo, sólo por una audiencia sobre el testigo que había mentido sobre él. Día tras día, resistió con honor.

Sin escuchar sus demandas, el fascismo del AKP, temiendo la fuerza de la resistencia que impulsaba la demanda de JUSTICIA, utilizó la alimentación forzada de Mustafá. Temía que debido al efecto que la demanda de JUSTICIA tendría en el pueblo, que el pueblo resistiera por la justicia, que esto trajera el fin de su sistema… Llevaron a cabo los ataques más salvajes, depravados y deshonestos para evitarlo. Secuestraron a Mustafá de la prisión donde se encontraba y lo esposaron a la cama por la garganta y los brazos. Le pusieron un tubo intravenoso en los brazos 73 veces, reventando las venas. Como si esto no fuera suficiente, lo violaron con una porra. Toda esta tortura y depravación fue cometida por la policía fascista del AKP, el fiscal, el director de la prisión, los guardias y los médicos de Mengele que pisotearon el honor de su profesión. Mustafá resistió estas torturas durante cuatro días y mantuvo su honor. Superó a los torturadores con la fuerza que obtuvo de su rectitud y legitimidad, y continuó diciendo que QUERÍA JUSTICIA.

Mientras resistía con su cuerpo de 29 kilos, su familia, sus abogados, sus camaradas y nuestro pueblo intentaron todos los métodos para hacer oír su voz, para presionar al fascismo y satisfacer la demanda de Mustafá. Su familia se convirtió en su voz cada día que fue detenido. Los abogados del pueblo pidieron a todas las autoridades que atendieran la petición de Mustafá todos los días, y presentaron peticiones todos los días. Sus camaradas y nuestro pueblo han sido su voz y su demanda de justicia en Turquía y en todo el mundo.

Mustafá resistió día a día con su cuerpo derritiendose, a pesar de todo su sufrimiento… Sin aliento… “Qué nos hacen estos dolores, estos tormentos; nuestro honor permanece para nosotros”, dijo con su último aliento, inmortalizado.

Mustafa Koçak es hoy un símbolo de Justicia y Honor…

Mustafa Koçak por la justicia, por el honor Día a día, célula a célula se derritió y cayó mártir…

Ibrahim Gökçek, miembro del Grupo Yorum, Didem Akman y Özgür Karakaya, los abogados del pueblo Ebru Timtik y Aytaç Ünsal continúan su resistencia al ayuno de la muerte. Ellos también quieren justicia, quieren cantar sus canciones libremente.

¡Depende de nosotros mantenerlos con vida!

¡Detengamos la injusticia del fascismo, abracemos las demandas de nuestros resistentes, fortalezcamos su resistencia!

¡La solidaridad es el arma del pueblo, construyamos nuestra solidaridad!

Frente Antiimperialista
Frente Popular, Grecia

 



Check Also

Police Attack March Against Mike Pompeo in Athens

Police attacked a march in Athens, the Greek capital, on Monday (September 28th) protesting against ...

%d blogcu bunu beğendi: